"Él, que quiere tener todo controlado, no se juega por nada y da mil vueltas. Ella, que cuando pareciera que fueran a concretar tiene siempre algún problema. Él previsor, ella inconstante. Son tal para cual, socios en posponer, en mantener de manera exasperante la expectativa. Al menos hasta que uno de los dos se decide y, en lugar de esperar, hace algo. Entonces, lo que hasta ese momento era una película de suspenso se divide abruptamente en dos: para uno probablemente será una de amor y para el otro, al menos por un tiempo, una de terror."

-Ricardo Coler

Lindura

“Te quiero como para invitarte a pisar hojas secas una de estas tardes. Te quiero como para salir a caminar, hablar del amor, mientras pateamos piedritas. Te quiero como para volvernos chinos de risa, ebrios de nada y pasear sin prisa las calles. Te quiero como para ir a los lugares que más frecuento, y contarte que es ahí donde me siento a pensar en ti. Te quiero como para escuchar tu risa toda la noche. Te quiero como para no dejarte ir jamás. Te quiero como se quiere a ciertos amores, a la antigua, con el alma y sin mirar atrás.”

Jaime Sabines